“Los Tres Chanchitos”

Estándar

No se si exista alguien que no haya leído la fabula de Los Tres Chanchitos, ya que es un clásico de la literatura infantil mundialmente. Aunque existen numerosas variaciones y versiones, su primera publicación fue en 1843 por el Ingles James Orchard Halliwell-Phillipps.

El relato es de tres chanchitos quienes deciden construir su casa en base a distintos materiales quienes al terminar de construir, cantaban confiadamente, “Quien le teme al lobo feroz, lobo feroz, lobo feroz”. Sucede que un día son confrontados con el peligro del lobo feroz quien amenaza con derribar sus casas con soplidos. La casita del primer chanchito estaba hecha de heno la cual el lobo derribo fácilmente con un soplido. El segundo chanchito había utilizado madera para fabricar su casa, y aunque costo un poco mas, el lobo igualmente la pudo derribar con el uso de sus fuertes pulmones. Ambos chanchitos corrieron desesperadamente buscando refugio en la casa de su hermano mayor quien había elegido edificar su vivienda con ladrillo, piedras y cemento. Al llegar el lobo enfadado, no pudo contra la resistencia de la casa de ladrillo, y cuando intenta bajar por la chimenea, cae en el caldero donde el chanchito mayor estaba hirviendo una sopa. Escaldado y con un fuerte alarido salió huyendo de regreso al bosque para nunca más volver.

Mucho tiempo antes de esta fabula, el Señor Jesús se paro en medio de una multitud cerrando su enseñanza con gran autoridad. (Mateo 7:24-27) Algunos estudiosos dicen que Jesús describió dos cimientos contrarios sobre cual podemos fundamentar nuestra vida, lo cual me parece pertinente al texto. Sin embargo, creo que el enfoque del Maestro va mas allá del fundamento, considerar el elemento que hace a una persona sabia y a la otra necia. Ambos, el necio y el sabio tuvieron la oportunidad de oír, pero solo uno escucho.

El oír únicamente define la medida física en que las ondas de sonidos son trasmitidos al oído y al cerebro donde luego son procesados como información audible. El oír ocurre con o sin nuestro consentimiento y puede suceder aun cuando estamos dormidos.

El escuchar es un proceso que se convierte en mucho más que ondas audibles cuando prestamos atención a las palabras articuladas con la intención de comprender a la otra persona. El proceso no termina en el cerebro, sino que llega al corazón y al apreciar el mensaje, ejerce un efecto sobre mi vida cuando dispone de mi voluntad. La diferencia entre los dos cimientos es la aplicación y obediencia a las palabras de Dios expuestas en las Santas Escrituras.

Las tormentas de la vida son inevitables y solamente aquel que se deleita en hacer la voluntad de Dios, también disfrutará de la tormenta. Descansará confiadamente sabiendo que se ha sometido al plano supremo del Gran Arquitecto de su vida aun cuando las nubes negras sobre el horizonte intenten amenazarle.

Anuncios

“Nadie puede obligar a otro a creer..” -Peter Pan

Estándar

Creo que no hay dolor mas intense que ser testigo de la autodestrucción de un ser querido.  Que una persona que ha tenido la oportunidad de conocer la verdadera libertad que hay en Cristo, escoja la muerte cuando  se le esta ofreciendo una vida abundante.  No solo destruyen sus propias vidas con las peores elecciones, sino que desmoronan las vidas de los que mas le aman.  Que difícil es verlos tratar de saciar sus apetitos con el veneno que sutilmente ha preparado el enemigo de sus almas; observar como llenan sus gargantas como si fuera agua en el desierto y al final del día en medio de la oscuridad escuchar el lamento de su alma, el llanto de sus almas pidiendo rescate.

El pagar la fianza por su libertad nos puede tomar un minuto; pero sacar la esclavitud de dentro de ellos es un proceso largo y a veces imposible.

La pregunta de los últimos siglos entre eruditos en teología:

¿Puede un hombre regenerado desear tanto las cadenas del mundo?

¿Puede un hombre en el que habita el Espíritu vivo del Dios Todopoderoso adornar su cuello con las cadenas gruesas, sucias, y pesadas que originan del enemigo de Cristo?

¿Puede aquel que ha llegado al conocimiento del Dios vivo y verdadero, atar sus manos, pies y cabeza con hilos de marioneta para el nefasto entretenimiento de los demonios, siento el fin de estos el fuego eterno?

El Santo Espíritu de Dios no puede ser burlado, ni habita en el fuego junto al Destructor de almas.  Dios ha extendido su mano de amor al entregar a Su Hijo único, quien extendió sus manos para morir sobre una cruz por el pago del pecado.  Después de ser sepultado, tuvo victoria sobre el pecado al resucitar de los muertos, por cuanto el que tiene al Hijo resucitado, ¡debe tener gozar de una victoria sobre la muerte y el pecado!

Dios dispuso de su amor, la oportunidad, el sacrificio, la vida, el regalo, el nacimiento, la resurrección, el camino y el agua para vida eterna.

Quien bebe, no tendrá sed jamás.

El que recibe, no tiene necesidad de nada mas.

El que se apropia, será lleno.

El que cree, será libre.

El que confía, ¡vivirá!

Porque El nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado,

en quien tenemos redención: el perdón de los pecados.  

Colosenses 1:13-14

Minientrada

Porque es innata la necesidad de expresión desde que amanecemos en esta vida con el llanto en la garganta hasta el último suspiro que damos junto a una lagrima. Sobre papel, hoy una pantalla, se plasman los pensamientos, las vivencias y las lecciones que son demasiadas para enumerar. Me encontré con la urgencia de hacerme un rincón cibernético para juntar algunas palabras que expuestas forman solo el camino de mi vida, llena de expectativas, lagrimas, memorias, y conocimientos que con el pasar del tiempo fueron consolidando mi filosofía de vida.   Apenas una trayectoria de 35 años de los cuales los últimos 3 pesan como su mitad. Sobre este rincón quiero plantear razonamientos que me han hecho madrugar mirando hacia horizonte y observar el sol elevarse en el cielo como el milagro que realmente es. Mis lagrimas las he utilizado como lupa en este mundo donde todo debe ser examinado bajo una cosmovisión basada en la Verdad. Al sumarse el ingrediente del dolor, contrario al pensamiento común, se puede distinguir con mas discernimiento la autenticidad de las personas y las cosas que forman parte de nuestra vida. “La Pupila” es mi visión de las cosas, influenciada por mis vivencias personales y mis razonamientos alumbrados por la luz de las Escrituras.

Introducción: La Pupila