Archivo de la categoría: Pensamientos

Manjares del Egoista

Estándar
No comas el pan del egoísta, ni desees sus manjares; pues como piensa dentro de sí, así es. El te dice: Come y bebe, pero su corazón no está contigo.Vomitarás el bocado que has comido,  y malgastarás tus cumplidos. Proverbios 23:6-8
Este proverbio nos aconseja mantenernos lejos de la hospitalidad que proviene de la hipocresía porque puede llevar a una situación peligrosa.  El costo de aceptar la hospitalidad o el regalo de aquel que no es sincero puede ser muy alto.  Debemos discernir quienes realmente son nuestros verdaderos amigos.  Toda la energía y las palabras que gastamos en estas amistades deshonestas, tiene su consecuencia.  Estos amigos hipócritas están esperando cobrarte todo lo que te han dado o han hecho por vos.  Estas personas calculan en contra de nuestro bien, nos invitan con una gran sonrisa, pero son motivados en su interior por un deseo mezquino con el fin de su propio bien.
Anuncios

Argentina

Estándar
No tuve la dicha de nacer en la Republica Argentina, pero por alguna extraña razón desde que tengo memoria, siempre me considere suya. Mi padre, quien nació en Buenos Aires y me crio con las costumbres, palabras, y pasiones que caracteriza a un Argentino a pesar de los años que a vivido lejos de su país. Mis gratos recuerdos de infancia surgen alrededor de manchas verdes del mate sobre el mantel, …gritos de locura frente al televisor sosteniendo la bandera, ravioles caseros o las hojas de parra rellenas de Doña Julia de Pagano, melodía de tangos sobre farolitos, alfajores rellenos de dulce de leche o dulce de membrillo, Carozo y Narizota con su canción del paseo por toda la ciudad, veranos en Santa Teresita, golosinas Billiken, pico dulce y paragüitas Felfort, la calesita de Villa del Parque, sándwich de milanesa… y en los últimos años, las visitas a el consultorio de mi obstetra en Pueyrredón y Santa Fe y el nacimiento de mi hija, Valentina, en el barrio de Palermo. Así fue que los colores preciosos del cielo se fueron convirtiendo en parte de mí y eso nunca cambiará.

“SS Poseidón”

Estándar

Una noche de tormenta un barco con un capitán orgulloso estaba por chocar de frente con otro barco.  El otro barco le comunico por señal, “Gire su barco”, pero el capitán orgulloso reusó.  El señalo al otro barco que salga de su camino, después de todo, él era un capitán famoso quien dirigía un barco importante.  El otro barco nuevamente señalo, “Gire su barco— ¡ahora!” Otra vez el capitán reusó, señalando esta vez, “No, usted debe girar.  Este barco es el SS Poseidón, y yo soy el Capitán Franklin Moran” Finalmente el otro “barco” le señalo, “Gire ahora – este es el faro y su barco esta por chocar contra las rocas.”  Ciertamente, somos libres a vivir de la forma en que queremos.  El capitán tenía la libertad de negar la señal que venia del faro y hacer lo que quisiera.  Sin embargo, no es libre de las rocas.  La realidad se hace evidente cuando chocamos al estar equivocados.

Dios no obliga al hombre vivir de acuerdo con Su consejo en la Biblia; simplemente nos dice la verdad sobre la realidad.  Dios nos advierte de las consecuencias de no vivir según sus palabras.  Dejemos de lado el orgullo y estemos atentos al Faro y para evitar chocar contra las rocas.

“Los Tres Chanchitos”

Estándar

No se si exista alguien que no haya leído la fabula de Los Tres Chanchitos, ya que es un clásico de la literatura infantil mundialmente. Aunque existen numerosas variaciones y versiones, su primera publicación fue en 1843 por el Ingles James Orchard Halliwell-Phillipps.

El relato es de tres chanchitos quienes deciden construir su casa en base a distintos materiales quienes al terminar de construir, cantaban confiadamente, “Quien le teme al lobo feroz, lobo feroz, lobo feroz”. Sucede que un día son confrontados con el peligro del lobo feroz quien amenaza con derribar sus casas con soplidos. La casita del primer chanchito estaba hecha de heno la cual el lobo derribo fácilmente con un soplido. El segundo chanchito había utilizado madera para fabricar su casa, y aunque costo un poco mas, el lobo igualmente la pudo derribar con el uso de sus fuertes pulmones. Ambos chanchitos corrieron desesperadamente buscando refugio en la casa de su hermano mayor quien había elegido edificar su vivienda con ladrillo, piedras y cemento. Al llegar el lobo enfadado, no pudo contra la resistencia de la casa de ladrillo, y cuando intenta bajar por la chimenea, cae en el caldero donde el chanchito mayor estaba hirviendo una sopa. Escaldado y con un fuerte alarido salió huyendo de regreso al bosque para nunca más volver.

Mucho tiempo antes de esta fabula, el Señor Jesús se paro en medio de una multitud cerrando su enseñanza con gran autoridad. (Mateo 7:24-27) Algunos estudiosos dicen que Jesús describió dos cimientos contrarios sobre cual podemos fundamentar nuestra vida, lo cual me parece pertinente al texto. Sin embargo, creo que el enfoque del Maestro va mas allá del fundamento, considerar el elemento que hace a una persona sabia y a la otra necia. Ambos, el necio y el sabio tuvieron la oportunidad de oír, pero solo uno escucho.

El oír únicamente define la medida física en que las ondas de sonidos son trasmitidos al oído y al cerebro donde luego son procesados como información audible. El oír ocurre con o sin nuestro consentimiento y puede suceder aun cuando estamos dormidos.

El escuchar es un proceso que se convierte en mucho más que ondas audibles cuando prestamos atención a las palabras articuladas con la intención de comprender a la otra persona. El proceso no termina en el cerebro, sino que llega al corazón y al apreciar el mensaje, ejerce un efecto sobre mi vida cuando dispone de mi voluntad. La diferencia entre los dos cimientos es la aplicación y obediencia a las palabras de Dios expuestas en las Santas Escrituras.

Las tormentas de la vida son inevitables y solamente aquel que se deleita en hacer la voluntad de Dios, también disfrutará de la tormenta. Descansará confiadamente sabiendo que se ha sometido al plano supremo del Gran Arquitecto de su vida aun cuando las nubes negras sobre el horizonte intenten amenazarle.