Argentina

Estándar
No tuve la dicha de nacer en la Republica Argentina, pero por alguna extraña razón desde que tengo memoria, siempre me considere suya. Mi padre, quien nació en Buenos Aires y me crio con las costumbres, palabras, y pasiones que caracteriza a un Argentino a pesar de los años que a vivido lejos de su país. Mis gratos recuerdos de infancia surgen alrededor de manchas verdes del mate sobre el mantel, …gritos de locura frente al televisor sosteniendo la bandera, ravioles caseros o las hojas de parra rellenas de Doña Julia de Pagano, melodía de tangos sobre farolitos, alfajores rellenos de dulce de leche o dulce de membrillo, Carozo y Narizota con su canción del paseo por toda la ciudad, veranos en Santa Teresita, golosinas Billiken, pico dulce y paragüitas Felfort, la calesita de Villa del Parque, sándwich de milanesa… y en los últimos años, las visitas a el consultorio de mi obstetra en Pueyrredón y Santa Fe y el nacimiento de mi hija, Valentina, en el barrio de Palermo. Así fue que los colores preciosos del cielo se fueron convirtiendo en parte de mí y eso nunca cambiará.
Anuncios

Acerca de A. E. Pagano

Porque es innato la necesidad de expresión desde que amanecemos en esta vida con el llanto en la garganta hasta el ultimo suspiro que damos junto a una lagrima. Sobre papel, hoy una pantalla, se plasman los pensamientos, las vivencias y las lecciones que son demasiadas para enumerar. Me encontre con la urgencia que hacerme un rincon cibernetico para juntar algunas palabras y exponerlas como un camino que ha sido fabricado a traves del tiempo con deseos, lagrimas, memorias, y risas eventualmente unidas con el pegamento de la Verdad. Una trayectoria de 35 años de los cuales los ultimos 3 pesan como su mitad. Sobre este rincon quiero plantear razonamientos que me han hecho madrugar mirando al horizonte y observando el sol de una manera distinta. Mis lagrimas las he utilizado como lupa en este mundo donde todo debe ser examinado bajo una cosmovision de Verdad. Al sumarse el ingrediente del dolor, contrario al pensamiento comun, se puede distinguir con autenticidad las personas y las cosas que forman parte de nuestra vida. La Pupila es mi vision de las cosas, filtradas por mis viviencias personales y razonamientos alumbrados por la luz de las Escrituras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s